Cómo conducir de forma más eficiente

Home | blog | Cómo conducir de forma más eficiente
Cómo conducir de forma más eficiente

Cómo conducir de forma más eficiente

De un tiempo a esta parte se habla mucho más de los niveles de contaminación en las ciudades y de cómo eso afecta a la salud de las personas. Además de los problemas respiratorios los vehículos emiten gases que contribuyen al efecto invernadero.

La conducción eficiente ayuda a reducir el consumo de combustible de nuestro automóvil y por tanto además de las mejoras a nivel sanitario y ambiental, nos ayudará a ahorrar dinero en gasolina.

Técnicas de conducción eficiente

Existen varios trucos, algunos muy simples de llevar a cabo, para mejorar el gasto en combustible. Además de mejorar el gasto de combustible, como hemos dicho también contribuirás a reducir los niveles de contaminación y gases emitidos a la atmósfera. Tan solo se trata de aplicar las siguientes técnicas como parte de tu conducción diaria. Veamos algunos ejemplos:

Conducir con marchas largas

Siempre que puedas conduce con la marcha más larga que te permita el motor. Los motores diésel ofrecen más par motor a bajas revoluciones que los motores de gasolina y por tanto te será más fácil conducir de este modo con un coche diésel. No obstante los motores diésel también contaminan más, por tanto a nivel ecológico conducir a bajas revoluciones con un coche diésel quizás no tenga tanto impacto que si se tratase de un motor de gasolina.

Evita el ralentí

Cuando arranques el motor hazlo para empezar a moverte inmediatamente. Además, evita arrancar pisando el acelerador. La mayoría de coches modernos arrancan mediante un botón por lo que sólo pulsándolo sin hacer nada más es suficiente para poner el motor en marcha. Una vez el motor se encuentre en marcha, empieza a moverte de inmediato. Para evitar la contaminación y el gasto innecesario de combustible con el ralentí, la normativa actual obliga a los fabricantes a incluir el sistema stop-start (que para el motor automáticamente en paradas cortas como cuando te detienes en un semáforo) en todos los nuevos coches desde 2010.

Evita los cambios de velocidad

Acelerar es una de las acciones que más combustible consume. Te recomendamos que evites los cambios de velocidad acelerar/frenar y conduzcas siempre con una velocidad constante. Actualmente muchos coches disponen del regulador automático, que te permite seleccionar la velocidad deseada sin tener que pisar el acelerador. Si tu coche dispone de ello el regulador es la mejor manera de evitar los cambios de velocidad, que muchas veces realizamos sin darnos cuenta.

Evita conducir a altas velocidades

El consumo de combustible y la velocidad no son dos variables que estén proporcionalmente relacionadas, sino que mantienen una relación de exponencialidad en contra del consumo de gasolina. Es decir, a partir de cierta velocidad y sólo por el hecho de cómo están construídos nuestros automóviles, aumentar un 10% la velocidad a la que circulamos significa tener que aumentar el consumo en un porcentaje mayor al 10%. Proporcionalmente aumenta más el consumo de combustible que aumenta la velocidad. Esto se debe principalmente a dos razones:

  1. A partir de cierta velocidad y con la marcha más larga engranada, la única forma de seguir acelerando es aumentando las revoluciones y por tanto aumentando el consumo de combustible. Para evitar eso la mayoría de coches actuales y que tienen un motor mínimamente potente, han incluído una sexta marcha en su caja de cambios para poder circular a más velocidad y menos rpm’s.
  2. Los coches para el público general no están a la vanguardia de la aerodinámica, sino que deben mantener un equilibrio entre estética y facilidad de acceso a todas sus partes, sacrificando la resistencia al aire. Cuando aumentamos la velocidad romper la capa de aire que hay delante del coche cada vez es más difícil y por tanto, aumenta el consumo de combustible.

Ventanillas y aire acondicionado

Mantén las ventanillas cerradas cuando circules a altas velocidades y decídete por usar el climatizador. Bajar los cristales cuando circulamos rápido crea más resistencia que hace aumentar el consumo de combustible, en cambio usar el aire acondicionado cuando el motor ya circula a cierta velocidad no tendrá casi efecto en el consumo de combustible.

Conducir de forma eficiente es sencillo

Como hemos visto, reducir el consumo de combustible, ahorrarnos algunos euros cuando debamos ir a la gasolinera y a la vez ayudar a reducir los niveles de contaminación es muy sencillo si seguimos ciertas pautas de conducción. Intenta aplicarlas a partir de hoy e inclúyelas como nuevas rutinas de conducción cuando te pongas al volante.

¡Llama!
Dirección